Ir al contenido principal
LA SOMBRA DE LA PERVERSIÓN



Había llegado el gran día para Laura, iba a ir a l´Embruix hacerse su primer tatuaje. Llevaba esperando a cobrar su primera paga, para poder hacer su sueño realidad de marcar su piel con tinta negra.

Su amiga Ángela lo acompañó para darle ánimos y seguridad, caminaban por la calle de la Boquería de Barcelona sin prisas, Laura estaba un poco nerviosa. Pasaron por delante del Camello, una gran tienda de segunda mano. Pararon un segundo para comprar Maria de la buena. Todos sabían que el dueño la vendía a buen precio.

Todavía faltaba media hora para la cita concertada, así que se liaron un peta y se lo fumaron delante de la tienda. Los nervios desaparecieron, estaba preparada para hacerse el tatuaje. La chica de recepción la acompañó a una sala para que esperara al tatuador. Entró un hombre que no era el chico con el que había hablado. Laura se puso nerviosa, ella quería a Vicente, con él había hablado del diseño y esperaba impaciente el dibujo.

Buenas tardes Laura, seré su maestro. 

Vicente está enfermo y no puede asistir a la cita, pero no te preocupes, traigo el diseño. 
Laura cogió el dibujo, era un demonio con aspecto de humano salvo por los cuernos y las alas de murciélago. Se enamoró del rostro de su demonio, era bello y fiero. Se tumbó en la cama, el tatuaje iría en el brazo. La sesión empezó, el nuevo maestro de la tinta se concentró en su trabajo, fueron tres horas intensas. Nerviosa, miró el resultado en el espejo. Laura alucinó, era hermoso, incluso parecía tener vida propia. Le dio las gracias y se dispuso a salir, pero el maestro la interrumpió.

Hita, el demonio se llama Hita. En las horas más oscuras y perversas él vendrá, recuerda su nombre. Lo necesitarás.

Laura lo miró con una ceja enarcada, creyó que aquel tipo se había vuelto loco. No le dio más importancia ya que parecía ser un hombre extraño, se lo tomó a broma. Se reunió con su amiga Ángela y se fueron a celebrarlo El Bosc de les Fades.

Más tarde, de madrugada, Laura descansaba en su colchón hinchable en un ático del barrio de Poblenou, un viejo edifico con más de cuarenta años de antigüedad. Empezó a sudar, estaba teniendo una pesadilla.

“Todo estaba oscuro, no podía ver nada, hasta que… vio unos ojos rojos en las sombras. Era terrorífica. Una voz en su oído susurro…Hita…”

Laura despertó gritando, con la respiración agitada fue al baño para refrescarse. Notó una quemazón en el brazo, le dolía. Se quitó el plástico y vio al demonio en una posición distinta a la que le habían tatuado. <<No puede ser…>> Salió del baño y se dirigió al espejo que tenía en la habitación, miró el dibujo y en el espejo parecía moverse en su piel. El miedo se apoderó de Laura, aquello no podía estar sucediendo, era imposible. Entones, el brazo empezó arder de dolor. Laura cayó al suelo sujetándoselo y dijo sin ser consciente de lo que hacía. <<¡¡Hita para de quemar mi brazo!!>>

La tinta se movió formando un borrón en su brazo, Laura lo observó todo con cara de horror, se desprendió de su piel formando una sombra en la habitación hasta tomar forma de demonio. Laura gritó y se arrastró por el suelo para alejarse de aquel ser. Ante sus ojos, el dibujo cobró vida. Llorando y asustada, se hizo un ovillo en un rincón de la habitación.

El demonio la miró impasible sin mostrar emoción, se acercó hasta ella y se arrodilló. Laura dejó de llorar, no entendía nada. Habló.

¿Qué eres?la voz le temblaba.

La sombra de la perversión, mi señora. Su esclavo sexual.

Los colores aparecieron en sus mejillas. Miró hacía abajo y vio que el demonio estaba desnudo, podía ver su miembro erecto preparado para embestirla. Laura que se encontraba en ropa interior se humedeció, sentía deseo por aquel hombre demonio. Hita, la miró y vio excitación en su mirada, no hacían falta palabras, ni órdenes para servir a su señora.

Gateó hasta posar su cabeza entre las piernas de Laura, alzó los brazos algo asustada e involuntariamente abrió las piernas. El demonio pasó su lengua por la braga recogiendo la humedad en su lengua. Laura solo supo gemir de sorpresa y excitación. Hita, la cogió de los muslos y tiró de ella hasta tumbarla en el suelo. Le arrancó las bragas con sus garras y besó sus labios íntimos tocando todos los puntos placenteros. Laura se llevó un puño a la boca y mordió, aquel ser sabía muy bien lo que hacía y como excitar a una mujer. Lamió, chupó e introdujo la lengua por la vagina. Su vulva estaba hinchada, sonrosada y resbaladiza. Un lametón más y explotó en su boca.

Hita se hizo una sombra de nuevo y regresó al brazo de Laura. Todavía no podía creer que aquello hubiese sucedido de verdad, pero el charco de sus propios fluidos en el suelo era la prueba de la perversión.
Una cosa aprendió Laura y fue a desear al demonio noche tras noche, se convirtió en su adicción hasta que el corazón actuó enamorándose del demonio.

Un domingo, viendo la tele, llamó a Hita. La sombra apareció arrodillada ante su señora. Le propuso hacer algo distinto, ver una película juntos. El demonio obedeció y como pidió su señora, solo la abrazó. Algo dentro de aquel ser vibró por primera vez, era ilusión, ganas de pertenecer a una vida con Laura pero era un esclavo y no humano.

Esa noche, Laura llamó a Hita para tener sexo. Desnuda, esperaba en la cama. El demonio sintió la necesidad de poseerla, de no obedecer y así lo hizo. Apareció a su lado y la colocó boca abajo dándole un azote, empezó a lamer la planta del pie, su pantorrilla, subiendo por su muslo hasta el trasero. Abrió su carne y vio la rajita húmeda que tanto le gustaba. Besó, chupó y succionó, pasó la lengua por las nalgas subiendo por su espalda hasta su nuca y mordió estremeciéndola. Ahí la mató, pronunció su nombre entre gemido y gemido. Sin darle la vuelta, se hundió en su humedad y la embistió desde atrás. Le colocó las manos por encima de su cabeza, sujetando sus muñecas y siguió hundiéndose profundamente. El esclavo se acababa de convertir en amo. El placer llegaba sin previo aviso y por primera vez, se vació dentro de Laura.

Desconcertado por lo que acaba de hacer, salió de su sexo. Cayó al suelo derrotado, acababa de marcar a su señora, sin su permiso. Se llevó las manos a los cuernos arrepentido. Laura vio su sufrimiento, se enterneció, había disfrutado más que ninguna de las veces y ya era decir. Bajó de la cama y se sentó a horcajadas encima de Hita. Cogió su cabeza entre sus manos y le sonrió.

Te quiero, Hita.

El demonio lloró por su declaración sincera, por primera vez, en toda su existencia, alguien le había declarado su amor. Hita atrapó sus labios y la besó con pasión. Laura se apartó para mirarle a los ojos y se dio cuenta que era un hombre de carne y hueso, no había rastro del demonio. Su amor por un ser perverso había roto las cadenas con la eterna esclavitud.

Necesitas un nombreLaura rió de felicidad.

Me llamaré Domingo, para recordar siempre el día en que me entregaste tu corazón.


Comentarios

  1. Me encanta como escribes y esa imaginación q tienes, nunca sabes cómo va a terminar. Sigue así

    ResponderEliminar
  2. Ufffff....me ha cautivado la lectura Katy!!!
    Fantástica!!!!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La Perla de mis Labios Perversos

     El dinero lo compra todo, absolutamente todo y Eva lo sabía. La ambición no tiene límites y menos los caprichos de una mujer con poder adquisitivo.

     Todo empezó en un restaurante de cinco tenedores comiendo ostras, era la primera vez que su paladar degustaba algo tan exquisito. El camarero llegó con el plato, lo dejó encima de la mesa e hipnotizó a Eva por completo, la comida la sedujo hasta el punto de estremecer su piel. La melodía de un piano de cola negro que ambientaba con sus notas el lugar, hizo que su mente fuera espuma de mar y sus pensamientos se desnudaron hasta convertirse en un verso erótico.

     Cogió la ostra con sus finos y largos dedos, la acercó a sus labios y sintió aquel manjar viscoso que era tan parecido a una vagina húmeda. La ropa interior negra de encaje se mojó por la sensación de placer que sintió al lamerla con la lengua y absorberla. Imaginó una locura, ella era la ostra y la chispa adecuada para el paladar de un …
JINETE
Katy Molina



“Los únicos inmortales de este mundo sin nombre son los latidos de nuestros corazones”.

       Alguna vez habéis tenido esa sensación de ahogo que no te deja respirar, que te falta el aire y todas tus ilusiones se desvanecen en un momento. Así me sentí el día que rompieron mi corazón en mil pedazos. Hace un año, era el hombre más feliz del mundo. Tenía una mujer preciosa e inteligente a mi lado. Nos amábamos y respetábamos o eso era lo que creía, pero la realidad era otra muy distinta. Fui un idiota, estuve ciego, pero eso es lo que los poetas dicen; cuando estás enamorado mueres de amor y no ves más allá que el sentir de tu corazón. Morí de amor literalmente aquella noche de lluvia y truenos. El tiempo fue un presagio que no supe leer. 

     Llegué de un viaje de trabajo, había estado varios días fuera y quise sorprenderla adelantando mi llegada. Estaba empapado por la lluvia, pero tenía una sonrisa de loco enamorado por ver la cara de felicidad de mi chica cuando vier…
La Monja Atómica Capitulo 5 Primera Temporada

El purgatorio de una mente enferma. 


   María Magdalena llevaba un año entero salvando a la humanidad de sus pecados a través del orgasmo. Había llegado el momento de contactar con su lado religioso para que su obra llegase a todos los confines de las partes íntimas de la tierra.

   Semana Santa, 2016 Linares, Jaén. La monja llegó al pueblo de Rafael, el cantante, el jueves Santo. La madrugada donde sacaban al Nazareno durante trece largas horas de peregrinación. Ese paso en concreto llevaba muchos costaleros, ya que el trono es muy pesado. María Magdalena tenía claro cuál sería su cometido en esa gran noche. Paró en Pepe Linares, un bar muy famoso de la ciudad a tomar unas tapas. Se tomó varias cañas sin descanso, una detrás de otra. Todavía quedaban unas horas para que la imagen saliera a la calle, exactamente a las tres de la madrugada.

   Llegó a la iglesia, estaba vacía. El trono descansaba en un rincón preparado para salir. Magdalena se…