Ir al contenido principal
Capítulo 3
Lucía, Obsesiva del Pene


Lucía seguía encerrada en el psiquiátrico sin posibilidad de escapar, habían probado de todo para desintoxicarla de los penes, pero su obsesión llegaba a unos límites de la mente incomprendidos.

Los médicos habían optado por darle un consolador para calmar su ansiedad. La habían trasladado al sótano, al pabellón de alta seguridad. No tenían ni idea de lo que podía ser capaz por chupar un pene.

Encerrada entre cuatro paredes y sin ventanas, Lucia disfrutaba chupando el consolador como si fuera una piruleta. Ella era feliz con aquel aparato sustitutivo del miembro viril pero le faltaba algo que un juguete de goma jamás podría sustituir, el olor a polla.

Tumbada en su cama miraba embelesada el consolador hasta que un aroma que conocía muy bien la hipnotizó, el sabor más rico del universo, la polla. Se levantó de la cama y a cuatro patas como un perro anduvo por el suelo hasta llegar a la puerta de su celda. Olfateó la ranura y captó aquel olor tan característico que la volvía loca. Hechizada, lamió la puerta. Ya no razonaba, no pensaba con claridad, era su cocaína más destructiva.

Tenía que conseguir salir de su celda y engullir aquella polla. Algo en el ambiente la volvió más loca al localizar un segundo olor a pene recién meado, las pupilas se le dilataron y la respiración se le aceleró. Se tiró del pelo desesperada, estaba muy cachonda, demasiado. Cogió el consolador y lo rompió contra la pared haciéndolo añicos. Dentro había un alambre, lo utilizaría para abrir la puerta.

Estuvo probando durante un rato hasta que se escuchó el clic. Había llegado el momento para ir a cazar a esas dos pollas que necesitaban de sus cuidados. Se desnudó completamente. Por la raja del sexo se escurrían varias gotas de sus fluidos, su coño estaba babeando tanto como ella y quería acción.

Lucía caminó por el largo corredor pegada a la pared, su única guía era su olfato. Dejaba a su paso un reguero de crema. Llegó a una sala grande, era un antiguo depósito de cadáveres, hoy en día, utilizado de garita para los guardias de seguridad.

Avistó a dos hombres vestidos de uniformes tomando unos cafés, no eran muy atractivos, ni tampoco tenían un cuerpo de escándalo pero a Lucía lo único que le importaba eran sus penes. Con un dedo metido en la boca los observó, ellos no tenían ni idea que iban a ser devorados por una profesional de chupar miembros.

Los vigilantes estaban charlando de sus cosas cuando vieron a una mujer desnuda con el coño chorreando mirándolos fijamente, le dieron un repaso de arriba abajo. Lucía se movía de un lado a otro con el dedo en la boca y la mirada sucia.

Buenas noches señores, me dejarían chuparles la polla, por favordijo con voz de niña traviesa.

Se miraron entre ellos confusos hasta que uno de ellos hablo bajándose la bragueta. Lucia sonrió, se arrodilló entre sus piernas y atrapó su miembro con la mano, lamió a lo largo del tronco saboreando el olor a polla sudada que tanto le gustaba. El compañero se empalmó de ver la escena y no dudó en apuntarse al juego. Se levantó y se colocó a su lado tocándose la polla esperando su turno. Lucía se levantó y cogió una silla, se la ofreció al otro. Ahora estaban sentados juntos pero no revueltos. Con los pantalones en los tobillos, el pene duro y sus bocas abiertas, se dejaron hacer. Lucía estaba loca de contenta con aquel premio, dos penes para ella sola.

Acercó su nariz al orificio del pene y aspiró con fuerza, había echado mucho de menos ese olor. Con una polla en cada mano, fue lamiendo el glande de uno y después el otro, besándolos con los labios. Borracha de perversión, juntó más los penes y se los metió los dos a la vez en la boca.

Los vigilantes de seguridad se agarraron silla, chirriando los dientes y sin perder detalle de esa boca peligrosa. Resoplaban al notar el roce de los dos glandes juntos más la lengua infernal de Lucia. Ella chupaba y chupaba, arriba y abajo. Con las tetas, les rozaba los testículos para ponerlos aún más malos de placer.

Lucía notó como sus penes se tensaban y el conducto se preparaba para expulsar la leche que tanto le gustaba. Se corrieron a la vez, llenando su boca. Tragó sin descanso poniendo los ojos en blanco. Lucía liberó a sus pollas y disfrutó del orgasmos que estaba teniendo, gimió delante de aquellos dos morbosos que la miraban sin comprender, ya que no se había tocado.


Fueron testigos de la humedad entre sus muslos, el suelo estaba mojado de ellos. La obsesiva del pene se levantó, se limpió la boca con el dorso de la muñeca y se largó a su celda. Se desplomó en su cama y cerró los ojos soñando con un rebaño de pollas.

Comentarios

  1. Jajajajaja.. que bueno, me he reido un montón!
    Y ese final Katy lo has clavado ;)

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Acordes Literarios
Entrevista personalizada a Bernice Xanthe




Llegamos al final con una entrevista personalizada a Bernice Xanthe. Acomódate bien en el sillón y lee atentamente. Ahora conocerás mejor a la escritora y al personaje que hay detrás. Una escritora erótica sutil, romántica y perversa. Sabías que el erotismo estimula mucho la mente hasta el punto de humedecernos con una simple lectura, pues eso encontrarás en las palabras de la señorita Bernice. A parte de disfrutar de una buena novela e historia. Un todo en uno.
Empecemos, Bernice Xanthe te abre la puerta  de su vida y de la mazmorra...



*Bueno como has menciona en tu biografía, Bernice Xanthe nace de tu pasión por París y toda la magia que conlleva esta maravillosa ciudad pero mi pregunta es ¿por qué esconderse detrás de un seudónimo de nombre extranjero y no utilizar el nombre que te pusieron tus padres?
Sinceramente, el seudónimo fue porqué me gusta vestirme de la piel de Bernice, ella es yo, pero es la más atrevida, la más lib…
Acordes Literarios Conociendo al Escritor Geri Vizcaino Martínez

   Bienvenidos un día más al estudio de Acordes Literarios hoy tenemos como invitada a una señorita muy especial, ella es Geri Vizcaino Martínez más conocida como Ninfa de Ábadon. Una escritora con vitalidad sensual en cada palabra. Sus textos son como una melodía suave de una vieja radio que escuchas absorto dejándote llevar por las sensaciones. Así es Ninfa de Ábadon, dulzura, sensualidad, delicadeza y pasión en cada verso o relato que escribe.
   Conozcamos un poco más sobre Geri Vizcaino Martínez.
BIOGRAFIA
   Nieves Jeri Vizcaino, nació en Valencia el 5 de agosto de 1970.  Siempre le gusto leer mucho todo tipo de lecturas, lo que más le atraía de adolescente era la lectura de intriga y suspense. Más adelante se fue por la lectura romántica y de ahí a la erótica. En estas dos últimas es donde se siente más ella misma. Ella se define como una mujer multiusos, ya que ha trabajado y sigue trabajando en cualquier cosa, pues es…
ACORDES LITERARIOS
ENTREVISTA A MARISA MAVERICK Autora Romántica

Bienvenidos de nuevo a Acordes Literarios, hoy viene al estudio a tocar su mejor obra Marisa Maverick, una autora que está dando mucho de que hablar con su novela Los Wadlow, ¿Azar, destino o... premeditación? Tengo que decir que había visto rodar a la autora dando caña en las redes sociales con su novela. Así que, conozcamos un poco quién es Marisa Maverick.


Biografía
Marisa Maverick nació en El Bierzo (León) y reside en el Campo de Gibraltar (Cádiz). Aficionada a la lectura desde la infancia, nunca se planteó tomar la pluma; pero por esos giros que da la vida, y alentada por familia y amigos, inicia su andadura en el subyugante mundo de la escritura con el relato Esperanza, perteneciente a la antología Destinos escritos. Los Wadlow. ¿Azar, destino… o premeditación? es la primera novela que publica.
Actualmente se encuentra inmersa en varios proyectos editoriales que en breve verán la luz, entre ellos Johan Wadlow. Cuando un c…