Ir al contenido principal
LA RATERA DE LA BOLA 8


Verónica Montoya era una joven sin estudios criada en el Charco la Pava de Sevilla, toda una vida vendiendo bragas con su familia en el mercadillo. Hasta que se permitió soñar con una vida mejor. La única manera de conseguirlo era delinquiendo, solo conocía ese camino y el más fácil encontrar su propósito.

La joven mestiza tenía dos puntos a su favor, la belleza gitana con cuerpo exuberante y las horas muertas en los salones de juego recreativos. De pequeña se pasaba parte del tiempo con sus primos los tostaitos jugando al billar y se convirtió en toda una profesional.
Dejó la vida del mercadillo y se fue a vivir a Barcelona a casa de una prima hermana. Se instaló en el barrio la Mina, una barriada muy conocida por su cultura gitana. Vero tenía muy claro hasta donde quería llegar.

Un año después…

Actualmente, vive en una bonita casa en Ibiza a dos pasos de la playa. A base de robar a los demás se había creado un imperio, todo gracias a la bola ocho, la reina del juego.

Un año antes…

Vero se encontraba en el centro de Barcelona paseando su trasero, primero investigaba los lugares que tuvieran billar y después a sus víctimas, para ella era pan comido. Una noche, entró en un bar del centro con un mini vestido negro y unos tacones altos. Sus rasgos gitanos hacían que fuera una belleza fuera de lo común. Sin perder tiempo, se dirigió a la barra y pidió un botellín de cerveza, solo tenía que pasear alrededor de la mesa de billar para llamar la atención de sus víctimas. Su arma más letal era su cuerpo,  la astucia su poder de persuasión y el billar un medio para atrapar a los hombres.

La joven cogió un palo y untó la punta con tiza, quería jugar. Se apostó dinero con los tres hombres que estaban jugando. Para ella era como obtener una propina antes del gran asalto. El juego comenzó y en un santiamén se cargó a dos, ahora faltaba el último, su víctima y el que tenía más pelas.

Se agachó para meter la bola ocho y el pijo adinerado se fijó en su sexo descubierto, no llevaba ropa interior. Suspiró con ganas de lamer un trocito de aquel chochito moreno y depilado. Tenía unas nalgas redondeadas y generosas. El pijo estaba duro y con ganas de follar ahí mismo. Vero metió la bola ocho y se incorporó dando saltitos de alegría, había ganado. Borja, así se llamaba el pijo, la estrechó entre sus brazos y la besó con ganas. Ella rodeó su cuello y se dejó besar, ya lo tenía en el bote.

Antes de irse, Vero rodeó la mesa de billar para coger su bolso y robar la bola ocho, le daba morbo, era como un triunfo. La guardó y se marchó del brazo del pijo. Llegaron a un piso de lujo en plena Villa Olímpica y subieron magreándose en el ascensor. Borja la besaba con pasión aprisionándola contra la pared y rozando su paquete en su entrepierna. Las puertas se abrieron y tiró de ella con ansias hasta su piso. Una vez dentro, no esperaron a nada más que a desnudarse.

Se revolcaron en el suelo juntando sus cuerpos sin poder parar de enredar sus lenguas. Vero tomó las rindas de la situación, quería volverlo loco, lo apartó de un empujón y con los pies le hizo una paja. Borja se quedó tumbado en el suelo, con los brazos en cruz y los ojos en blanco. Con los piececitos fue bajando y subiendo por su carne rugosa, estremeciendo el vientre del pijo. Vero sintió los pies húmedos, Borja se acababa de correr como una fuente de un parque llenando por completo sus pies.

La mestiza se rió del poco aguante y le ofreció sus pies llenos de semen, el pijo no se lo pensó, los agarró con fogosidad y los chupó deleitándose en cada dedito del pie. Vero aprovechó que tenía los ojos cerrados para sacar la bola ocho del bolso y se la metió dentro del sexo. Le quitó el pie de la boca, lo tenía más que limpio y lo tumbó en el suelo. La joven se levantó y se puso de cuclillas en su cara. Borja abrió la boca y sacó la lengua preparado para recibir su crema pero recibió algo distinto. Vero apretó las paredes vaginales con fuerza y expulsó la bola ocho. Le dio un fuerte golpe en la frente dejándolo inconsciente, nunca fallaba el truco.

Satisfecha, cogió sus tarjetas de crédito y pirateo sus cuentas pasando todos sus ahorros a su cuenta de las islas Caimán.

En la actualidad…
Vero tomaba un Martini en la tumbona de su piscina natural, tenía todo lo que había deseado en la vida gracias a la bola ocho. Por esa razón le había dedicado un altar de oro para recordar el éxito de su fortuna.


Comentarios

  1. Genial como siempre. Realmente Borja es nombre de pijo. Esperando el siguiente relato.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La Perla de mis Labios Perversos

     El dinero lo compra todo, absolutamente todo y Eva lo sabía. La ambición no tiene límites y menos los caprichos de una mujer con poder adquisitivo.

     Todo empezó en un restaurante de cinco tenedores comiendo ostras, era la primera vez que su paladar degustaba algo tan exquisito. El camarero llegó con el plato, lo dejó encima de la mesa e hipnotizó a Eva por completo, la comida la sedujo hasta el punto de estremecer su piel. La melodía de un piano de cola negro que ambientaba con sus notas el lugar, hizo que su mente fuera espuma de mar y sus pensamientos se desnudaron hasta convertirse en un verso erótico.

     Cogió la ostra con sus finos y largos dedos, la acercó a sus labios y sintió aquel manjar viscoso que era tan parecido a una vagina húmeda. La ropa interior negra de encaje se mojó por la sensación de placer que sintió al lamerla con la lengua y absorberla. Imaginó una locura, ella era la ostra y la chispa adecuada para el paladar de un …
JINETE
Katy Molina



“Los únicos inmortales de este mundo sin nombre son los latidos de nuestros corazones”.

       Alguna vez habéis tenido esa sensación de ahogo que no te deja respirar, que te falta el aire y todas tus ilusiones se desvanecen en un momento. Así me sentí el día que rompieron mi corazón en mil pedazos. Hace un año, era el hombre más feliz del mundo. Tenía una mujer preciosa e inteligente a mi lado. Nos amábamos y respetábamos o eso era lo que creía, pero la realidad era otra muy distinta. Fui un idiota, estuve ciego, pero eso es lo que los poetas dicen; cuando estás enamorado mueres de amor y no ves más allá que el sentir de tu corazón. Morí de amor literalmente aquella noche de lluvia y truenos. El tiempo fue un presagio que no supe leer. 

     Llegué de un viaje de trabajo, había estado varios días fuera y quise sorprenderla adelantando mi llegada. Estaba empapado por la lluvia, pero tenía una sonrisa de loco enamorado por ver la cara de felicidad de mi chica cuando vier…
La Monja Atómica Capitulo 5 Primera Temporada

El purgatorio de una mente enferma. 


   María Magdalena llevaba un año entero salvando a la humanidad de sus pecados a través del orgasmo. Había llegado el momento de contactar con su lado religioso para que su obra llegase a todos los confines de las partes íntimas de la tierra.

   Semana Santa, 2016 Linares, Jaén. La monja llegó al pueblo de Rafael, el cantante, el jueves Santo. La madrugada donde sacaban al Nazareno durante trece largas horas de peregrinación. Ese paso en concreto llevaba muchos costaleros, ya que el trono es muy pesado. María Magdalena tenía claro cuál sería su cometido en esa gran noche. Paró en Pepe Linares, un bar muy famoso de la ciudad a tomar unas tapas. Se tomó varias cañas sin descanso, una detrás de otra. Todavía quedaban unas horas para que la imagen saliera a la calle, exactamente a las tres de la madrugada.

   Llegó a la iglesia, estaba vacía. El trono descansaba en un rincón preparado para salir. Magdalena se…