Ir al contenido principal
DULCE & SALADO

Pasión Gitana



Triana, Sevilla.

Dulce Cortés paseaba a lomos de su caballo camino a la feria, vestida con un traje de faralaes, con su cabello largo azabache que el viento mecía a su antojo, iba cantando un fandango acompañada de su familia.

Aquel día, actuaba en la caseta de su tío Caracol. Toda su gente de Triana iría a verla. Dulce caminó decidida al escenario, su voz era un regalo de los dioses, enamoraba con cada palabra, te arrancaba el alma con el sonido de voz, era el duende gitano que corría por sus venas.

Sus zapatos dieron el primer compás, el paquero la siguió con la guitarra y la Paca le toca las palmas. La sevillana se arrancó por bulerías, mostrando su arte con cada movimiento de la bata de cola. Solo ella sabía cómo conquistar a los corazones solitarios.

En la última butaca, se encontraba Juan el “Salao”. Un gaditano muy apuesto, un gitano rechazado por su familia. Provenía de un linaje muy tradicional con reglas estrictas que había que cumplir. Juan se las saltó todas y cada una de ellas, él solo quería vivir y amar libremente. Se fijo en Dulce, una gitana con una familia de la vieja escuela, algo inalcanzable para un gitano repudiado. Esa marca lo acompañaría el resto de su vida. Aunque el corazón no entiende de tradiciones, ni de razas, ni de “na”.

Dulce se convirtió en su sueño inalcanzable. El Salao se pasó los días durmiendo para ser feliz, pues ahí era cuando le robaba inocentes besos a su gitana de mirada hechicera. Cada día de feria, acudía para verla desde la distancia. Una tarde, cuando las fiestas ya se habían acabado, paseó por el barrio de Triana dejando vagar su imaginación. Hacía días que no veía a la gitana que le robó el alma.

Sus pasos lo llevaron hasta una reja decorada con geranios en flor, de ella salía una dulce melodía. Fascinado por los caprichos del destino, le entró un cosquilleo en el vientre al ver a su gitana, a Dulce. Peinaba su cabello ajena que unos ojos color miel la contemplaban con anhelo por tocar su suave piel.

El tiempo pareció eterno hasta que Dulce giró su cara y encontró su mirada. Conectaron al instante y surgió la chispa de la pasión de Dulce y Salao. Cada mañana, al alba, cuando todos dormían, desataban su amor en palabras a través de la reja de su ventana. Deseaban más, querían momentos únicos y escribir su propia historia. Por ahora, solo podían compartir gustos y algún que otro beso tímido. El Salao descubrió su pasión por la lectura, su gitana no solo cantaba si no que era una enamorada de las novelas románticas.

Como toda historia prohibida, la tormenta llegó en forma de hermano mayor. Pilló al Salao coqueteando con su hermana menor. Su familia rompió ese sentimiento hermoso que había nacido de la inocencia del corazón. Amenazaron de muerte al gaditano, no querían que un repudiado se casara con Dulce, una gitana de bien.

No se dio por vencido, con las botas puestas se presentó ante el padre de Dulce para reclamar su mano, se la rechazaron y una buena tunda se llevó. La joven sufrió por su amor prohibido, sintió cada golpe y suplicó clemencia por su hombre. Enfrentó a su padre con una navaja, juró quitarse la vida si no paraba a sus hermanos. El padre no contestó y Dulce se rebanó una muñeca, la sangre brotó de su piel morena. El patriarca le hizo jurar, <<Renuncia al Salao o esto se convertirá en la tragedia de Romeo y Julieta. Es eso lo que quieres, su muerte>> Dulce gritó al cielo de rabia y tiró la navaja al suelo. Bajó los brazos, la sangre goteaba y resbalaba por su mano. Miró a su padre con odio y contestó <<Renuncio al amor puro de mi vida, renuncio a ser feliz, renuncio a las pasiones y renuncio a usted>> Dulce lloró desconsolada y se encerró en su habitación. Su padre cumplió y dejó que el Salao se marchara.

Juan el Salao había escuchado cada palabra de su gitana y sabía por las leyes de su raza que un juramento era inquebrantable. Asumió aquel juicio injusto por parte de los Cortés y desapareció de la vida de Dulce.

Un largo mes había pasado, el tiempo lo cura todo pero Dulce seguía encerrada en su dormitorio con el corazón destrozado. Ya no quería bailar, ni cantar, ni comer, ni soñar, porque si dormía ahí estaba su gitano y cuando despertaba volvía a la cruda realidad. Era aún peor porque era sufrir la perdida noche tras noche.

Una madrugada, sintió un ruido en la habitación. Dulce se despertó sobresaltada, no vio a nadie. Fue a dormir de nuevo cuando su mirada se cruzó con un libro en la ventada. Se levantó temblando, con un pálpito en el corazón. Había una escueta nota y un libro “Cien años de Soledad”. Todavía no la había leído y ya derramaba lágrimas.

“Mi gitana,
Vivo cada segundo por tener junto a mí, sueño porque seas mi mujer. Deseo verte bailar al son de una guitarra, eres la dama que vela mis noches amargas. Dulce, me voy lejos a trabajar, volveré de oro para que tu familia me acepte y limpiaré mi nombre.
Ni cien años de soledad hará que olvide tu aroma a claveles, somos origen y nuestra evolución la escribiremos a nuestro antojo. No seremos la ruina de Macondo, nosotros somos los Amaya y serás mía. Nuestra saga familiar perdurará cien años de pasión, no de soledad. Te quiero, uniremos nuestro destinos, tienes mi palabra”

A Dulce se le escapó la carta de las manos, durante un mes había estado aislada pero con la sensación que el Salao la velaba noche tras noche. Ahora se marchaba lejos y por más promesas que hubiera escrito su historia se acababa. Su padre la casaría con un gitano de bien y no podría hacer nada. Se cambió de ropa a la carrera y enfrentaría al mismísimo demonio por detener a Juan de vuelta. Iría al fin del mundo por su Salao.

Su encontró con su padre en la puerta de entrada. Supo las intenciones de su hija, pues el vecino le había informado de que Juan el Salao se marchaba de Sevilla. Negó con la cabeza impidiéndole el paso. Dulce podía acabar bien o mal, decidió coger la primera opción. <<Padre, lo amo. Y si no me deja pasar e ir en su busca le juro que me quitaré la vida y no podrá impedírmelo>> su padre la miró y sonrió <<habéis demostrado que no era un capricho. Si es la única manera de que seas feliz, tienes mi bendición>> había sido un hombre duro pero también era comprensivo. Dulce abrazó a su padre, pues había entendido a su corazón.

A lomos de su caballo, recorrió Sevilla sin importarle que estuviera cometiendo mil infracciones. Dejó al animal aparcado en la parada de taxis y entró en la estación de trenes. Gritó su nombre esperanzada de que no su hubiera ido todavía pero no lo encontró. Derrotada y con el corazón partido en mil pedazos, fue a buscar a su yegua. Al salir, vio al Salao subido al caballo. Dulce corrió a sus brazos llorando de felicidad. Juan la cogió en volandas y la sentó delante, arropándola en su pecho.


¿Qué pasó después?, se casaron, tuvieron tres hijos, dos de ellos gemelos y al cabo de dos años abrieron un café – bar, lo llamaron “Dulce & Salado”. Un lugar que representó sus pasiones, allí se harían tertulias literarias, bailes flamencos y sobre todo, era la unión de un amor imposible que acabó siendo posible.

Comentarios

  1. Que puedo decirte... pues que me ha encantado, tengo aun la sonrisa en la boca y creo que hoy no me borra nadir.
    Gracias, muuuuchas gracias Katy

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La Perla de mis Labios Perversos

     El dinero lo compra todo, absolutamente todo y Eva lo sabía. La ambición no tiene límites y menos los caprichos de una mujer con poder adquisitivo.

     Todo empezó en un restaurante de cinco tenedores comiendo ostras, era la primera vez que su paladar degustaba algo tan exquisito. El camarero llegó con el plato, lo dejó encima de la mesa e hipnotizó a Eva por completo, la comida la sedujo hasta el punto de estremecer su piel. La melodía de un piano de cola negro que ambientaba con sus notas el lugar, hizo que su mente fuera espuma de mar y sus pensamientos se desnudaron hasta convertirse en un verso erótico.

     Cogió la ostra con sus finos y largos dedos, la acercó a sus labios y sintió aquel manjar viscoso que era tan parecido a una vagina húmeda. La ropa interior negra de encaje se mojó por la sensación de placer que sintió al lamerla con la lengua y absorberla. Imaginó una locura, ella era la ostra y la chispa adecuada para el paladar de un …
JINETE
Katy Molina



“Los únicos inmortales de este mundo sin nombre son los latidos de nuestros corazones”.

       Alguna vez habéis tenido esa sensación de ahogo que no te deja respirar, que te falta el aire y todas tus ilusiones se desvanecen en un momento. Así me sentí el día que rompieron mi corazón en mil pedazos. Hace un año, era el hombre más feliz del mundo. Tenía una mujer preciosa e inteligente a mi lado. Nos amábamos y respetábamos o eso era lo que creía, pero la realidad era otra muy distinta. Fui un idiota, estuve ciego, pero eso es lo que los poetas dicen; cuando estás enamorado mueres de amor y no ves más allá que el sentir de tu corazón. Morí de amor literalmente aquella noche de lluvia y truenos. El tiempo fue un presagio que no supe leer. 

     Llegué de un viaje de trabajo, había estado varios días fuera y quise sorprenderla adelantando mi llegada. Estaba empapado por la lluvia, pero tenía una sonrisa de loco enamorado por ver la cara de felicidad de mi chica cuando vier…
La Monja Atómica Capitulo 5 Primera Temporada

El purgatorio de una mente enferma. 


   María Magdalena llevaba un año entero salvando a la humanidad de sus pecados a través del orgasmo. Había llegado el momento de contactar con su lado religioso para que su obra llegase a todos los confines de las partes íntimas de la tierra.

   Semana Santa, 2016 Linares, Jaén. La monja llegó al pueblo de Rafael, el cantante, el jueves Santo. La madrugada donde sacaban al Nazareno durante trece largas horas de peregrinación. Ese paso en concreto llevaba muchos costaleros, ya que el trono es muy pesado. María Magdalena tenía claro cuál sería su cometido en esa gran noche. Paró en Pepe Linares, un bar muy famoso de la ciudad a tomar unas tapas. Se tomó varias cañas sin descanso, una detrás de otra. Todavía quedaban unas horas para que la imagen saliera a la calle, exactamente a las tres de la madrugada.

   Llegó a la iglesia, estaba vacía. El trono descansaba en un rincón preparado para salir. Magdalena se…