Ir al contenido principal
Jack el Empotrador
Sueños Realizados en las calles de Londres


A veces, tantos años de casados hace que la rutina nos haga olvidar las pasiones del primer día. Eso le pasó a Sofía con su esposo, muchos años de matrimonio, te acostumbras a la rutina y descuidas a la pareja sin ser consciente de ello. El aburrimiento en sus vidas había hecho que Sofía se resguardara en los libros de literatura romántica, donde aquellos personajes apuestos eran su escape y sus fantasías más perversas.

Un día, cayó en sus manos el libro que le haría experimentar el anhelo de volver a sentirse amada. Nada más y nada menos que un diccionario castellano – inglés. Quiso aprender el idioma, por ello memorizó palabras comunes hasta defenderse sin darse cuenta. Era una esponja memorizando.

Se enteró que en Londres se hacía cada año un evento literario con lo mejor del folklore de aquella ciudad. Entusiasmada, le propuso a su marido un escapadita a Londres, así pondría en práctica lo aprendido con el diccionario y de paso vería a sus escritoras preferidas e intentaría hacer reaccionar a su marido.

Recibió una negativa como siempre. Harta de estar siempre a sus caprichos se rebeló. Cogió la tarjeta de crédito y compró un billete de avión rumbo a Londres.
Aquella mañana, dejó en la cama una nota a su querido maridito, “Me enamoré de un lobo y ahora estoy casada con una perdiz sin final feliz. Que te den por culo”. Al lado de la nota dejó su consolador personal para que así captara la indirecta y por ella que se reventara el culo con el aparato.

Dispuesta a dar un cambio en su vida, subió al avión a pesar de las consecuencias que traería. Sofía paseaba por las calles de Londres con su inseparable diccionario. Fue a la convención, se lo pasó como una enana e hizo turismo por cada rincón de aquella misteriosa ciudad.

Sin darse cuenta, la noche se alzó sobre ella como un velo tapando la ciudad. La densa niebla, típica de la ciudad, apareció como un fantasma en las callejuelas empedradas. Sofía se había internado en un laberinto de calles imposible de sortear, no encontraba la salida alguna avenida principal.

Anduvo atenta a las señales. En un rincón, a unos veinte pasos de ella, había un hombre fumando un pitillo y tenía el rostro tapado por la sombra de un sombrero. Se fijó en la figura del desconocido, no tuvo miedo, solo le provocaba  
El tipo tenía buen porte. Por un segundo pensó en ser puta y vender su cuerpo aquel hombre. Necesitaba volver a sentir la pasión que su marido le había negado durante mucho tiempo.

Dejó volar la imaginación y descarda, se abrió el escote para presumir de canalillo, pretendía provocar una erección al desconocido.
Movió las caderas de lado a lado, convirtiendo el silencio en música perversa. Pasó por delante del tipo y se paró frente a él, la miró descarada y habló <<Me da un pitillo>>

El tipo dio una larga calada sin apartar la mirada del suelo. Tiró la colilla y sin esperárselo Sofía, la agarró con fuerza girando su cuerpo. Pegó la espalda de la joven contra su torso. Un brazo la sujetó por la cintura y con una mano la cogió del cuello. Tembló de excitación entre sus brazos, no tenía miedo, la adrenalina de la incertidumbre le provocaba morbo. Sintió el aliento del tipo en su oreja y se humedeció al escuchar <<Soy Jack el Empotrador>> su voz era ronca y muy sexy.

En el callejón, la empotró contra la pared, le bajó las bragas hasta la mitad de los muslos. Subió las manos por sus torneadas piernas hasta sus glúteos, los cuales apretó con fuerza. Pasó su nariz por la raja del cuelo, oliendo su almizcle. Sofía jadeaba excitada, simplemente por el morbo de no saber que iba a suceder.

Jack sacó la lengua y lamió su sexo palpitante y húmedo. Degustó aquella joven descarda, pasó su lengua por todas sus terminaciones nerviosas, disfrutando de su aroma y gemidos.
A continuación, se levantó, tocó sus pechos y le abrió la blusa de golpe liberando sus deliciosas tetas, las cuales tocó con placer.

Se bajó la bragueta y la metió a pelo en su coño chorreante. Era tal la excitación que su crema resbalaba por sus muslos. Jack se agarró a sus tetas y la empotró contra el muro, le dio bien fuerte, quería matarla a orgasmos.
Empujó sin descanso hasta que la sintió temblar. No pararía hasta llevarla al séptimo infierno. La sujetó entre sus brazos, pues se encontraba lacia de placer y siguió empotrándola excitado.
Besó su cuello dejando una marca de su encuentro. Sofía sintió de nuevo vida en su vientre, gritó sin creérselo, un segundo orgasmo y explotó de nuevo jadeando su nombre “Jack…”


Exhausta, se giró para ver al culpable de su felicidad <<Curioso que te llames igual que el hombre que no me hace gozar>> El tipo levantó la mirada y se quitó el sombrero mostrando su rostro, Sofía lloró de emoción. <<Estás segura de lo que dices>> pues no era otro que su marido, su lobo.

Comentarios

  1. Está claro que el destino de Sofi para romper la rutina a base de orgasmos es coger un avión... :)

    Normal que en casa el marido no le hiciera mucho caso... ser Jack el empotrador debe ser agotador.. jajaja...
    Eres la ostia Katy... Qué bueno lo de la nota.. jajajaja

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Acordes Literarios
Entrevista personalizada a Bernice Xanthe




Llegamos al final con una entrevista personalizada a Bernice Xanthe. Acomódate bien en el sillón y lee atentamente. Ahora conocerás mejor a la escritora y al personaje que hay detrás. Una escritora erótica sutil, romántica y perversa. Sabías que el erotismo estimula mucho la mente hasta el punto de humedecernos con una simple lectura, pues eso encontrarás en las palabras de la señorita Bernice. A parte de disfrutar de una buena novela e historia. Un todo en uno.
Empecemos, Bernice Xanthe te abre la puerta  de su vida y de la mazmorra...



*Bueno como has menciona en tu biografía, Bernice Xanthe nace de tu pasión por París y toda la magia que conlleva esta maravillosa ciudad pero mi pregunta es ¿por qué esconderse detrás de un seudónimo de nombre extranjero y no utilizar el nombre que te pusieron tus padres?
Sinceramente, el seudónimo fue porqué me gusta vestirme de la piel de Bernice, ella es yo, pero es la más atrevida, la más lib…
Acordes Literarios Conociendo al Escritor Geri Vizcaino Martínez

   Bienvenidos un día más al estudio de Acordes Literarios hoy tenemos como invitada a una señorita muy especial, ella es Geri Vizcaino Martínez más conocida como Ninfa de Ábadon. Una escritora con vitalidad sensual en cada palabra. Sus textos son como una melodía suave de una vieja radio que escuchas absorto dejándote llevar por las sensaciones. Así es Ninfa de Ábadon, dulzura, sensualidad, delicadeza y pasión en cada verso o relato que escribe.
   Conozcamos un poco más sobre Geri Vizcaino Martínez.
BIOGRAFIA
   Nieves Jeri Vizcaino, nació en Valencia el 5 de agosto de 1970.  Siempre le gusto leer mucho todo tipo de lecturas, lo que más le atraía de adolescente era la lectura de intriga y suspense. Más adelante se fue por la lectura romántica y de ahí a la erótica. En estas dos últimas es donde se siente más ella misma. Ella se define como una mujer multiusos, ya que ha trabajado y sigue trabajando en cualquier cosa, pues es…
La Monja Atómica Capitulo 5 Primera Temporada

El purgatorio de una mente enferma. 


   María Magdalena llevaba un año entero salvando a la humanidad de sus pecados a través del orgasmo. Había llegado el momento de contactar con su lado religioso para que su obra llegase a todos los confines de las partes íntimas de la tierra.

   Semana Santa, 2016 Linares, Jaén. La monja llegó al pueblo de Rafael, el cantante, el jueves Santo. La madrugada donde sacaban al Nazareno durante trece largas horas de peregrinación. Ese paso en concreto llevaba muchos costaleros, ya que el trono es muy pesado. María Magdalena tenía claro cuál sería su cometido en esa gran noche. Paró en Pepe Linares, un bar muy famoso de la ciudad a tomar unas tapas. Se tomó varias cañas sin descanso, una detrás de otra. Todavía quedaban unas horas para que la imagen saliera a la calle, exactamente a las tres de la madrugada.

   Llegó a la iglesia, estaba vacía. El trono descansaba en un rincón preparado para salir. Magdalena se…