Ir al contenido principal
SEGUNDA PARTE
La Monja Atómica, capítulo 1
“El Despertar de la Fiera”


Dios creó la tierra en siete días y María Magdalena creó a su alter ego infernal en siete segundos. Matar, fue el momento crucial para su mente enferma. A partir de ese instante, abrazaría la Catedral de Lucifer y se consagraría.

El rey del infierno le habló, le dio un mensaje, debía acabar con el mal que Dios, el misericordioso, había dejado suelto y a sus anchas por el mundo. La Monja entendió que el demonio tenía un alma pura que Dios había condenado injustamente.

Moscú, Rusia.

María Magdalena se encontraba en una iglesia ortodoxa abandonada. Había viajado lejos para salvar al mundo de sus detractores, demasiada mierda que barrer.
Primero, tomaría la comunión de la Santísima Trinidad en cuerpo y alma. Tenía que beber el cuerpo del pecado, el cuerpo de Lucifer. En la Cruz, tenía amarrado a un tío, a un pecador, era escoria y solo se merecía lo peor. La Monja, desnuda, con tan solo la cruz invertida reposando en sus enormes tetas, se acercó a su víctima. El cual estaba hasta el culo de heroína.

Como a Cristo en la cruz, cortó sus muñecas. De ellas brotó la sangre de su unión con Lucifer. Llenó el cáliz y le clavó la daga en el corazón. El pobre diablo le había servido de alimento, el recipiente no le interesaba.

La Monja se reunió con Lucifer en el altar, él la esperaba en su mente enferma. <<Arrodíllate>> ordenó el demonio <<beberás un sorbo del cáliz, chuparás la polla del infierno y tragarás el poder de Cristo en el infierno. Por último, te correrás en suelo sagrado>>

María Magdalena siguió todos los pasos a raja tabla. Arrodillada, olió el infierno entre las piernas del demonio. Eso era lo que ella veía, en realidad era una imagen tallada de Cristo. Restregó la cara en sus partes, sacó la lengua y salivó en su carne. Ya estaba preparada, cogió el cáliz y bebió la sangre del tipo. La sangre se derramó por la comisura de su boca y resbaló por sus pechos erguidos por la excitación del momento.

A continuación, cogió su pene con las dos manos y lamió su glande. En círculos, chupó el capullo de Lucifer, mordió sus testículos con suavidad, pasó la lengua por sus prominentes venas y tragó, hasta el fondo. Mamó como si chupara de un botijo para beber agua. Notó como la polla de Lucifer se contraía hasta derramar el fuego del infierno en su boca.

La Monja jadeó, la mirada se le oscureció, la perversión se había apoderado de su cuerpo. Húmeda y muy excitada, se colocó encima de una tumba sagrada de la iglesia. Cogió la pipa, una pistola que había comprado hacia unos días, era su arma más infernal, se llamaba Satánica.

Con el sexo más que lubricado, utilizó el cañón alargado como consolador. En cuclillas, se abrió de piernas y deslizó el arma en su cavidad resbaladiza. Con una mano la sacaba y la metía para follarse a sí misma, con la otra mano se apoyaba en el suelo para poder levantar las caderas y seguir el compás de sus propias embestidas. Blasfemó en latín hasta correrse. Sacó la pipa de su interior y se abrió bien de piernas, restregó su coño por la tumba para impregnarla de crema diabólica y de paso limpiarlo.

Satisfecha, miró a Lucifer que había observado en silencio su comunión con el infierno y le lanzó un beso, el propio demonio atrapó al vuelo con la mano y se lo devolvió. Por supuesto, nada era real, todo estaba en su locura desmedida. Ahora estaba preparada para salir al mundo con Satánica y eliminar con la palabra del pecado a la mierda del mundo. El sexo su mejor baza para exterminar al verdadero demonio, que no era otro que el ser humano más depravado.

La Monja Atómica había cambiado la vestimenta tradicional por un traje de látex bien ceñido al cuerpo, por unas botas militares con la punta de metal y un cinturón de vaquero para Satánica. Lo único que no había cambiado era la cofia de monja, seguía llevándola.

Al salir de la iglesia, un animalillo hermoso a sus ojos se le paró justo en los pies, la miró a los ojos y se enamoró de aquel animal. Era una enorme rata de cloaca, escuchó como aquel ser le hablaba <<María Magdalena, Lucifer me ha enviado para ayudarte en tu batalla contra el mundo, seré tu siervo>> La Monja se enterneció y cogió al animal entre sus brazos. <<Seremos inseparables, serás como mi hijo, te llamaré Abaddón>> llamó al animalillo como el demonio del inframundo que significaba muerte.


Comentarios

Entradas populares de este blog

La Perla de mis Labios Perversos

     El dinero lo compra todo, absolutamente todo y Eva lo sabía. La ambición no tiene límites y menos los caprichos de una mujer con poder adquisitivo.

     Todo empezó en un restaurante de cinco tenedores comiendo ostras, era la primera vez que su paladar degustaba algo tan exquisito. El camarero llegó con el plato, lo dejó encima de la mesa e hipnotizó a Eva por completo, la comida la sedujo hasta el punto de estremecer su piel. La melodía de un piano de cola negro que ambientaba con sus notas el lugar, hizo que su mente fuera espuma de mar y sus pensamientos se desnudaron hasta convertirse en un verso erótico.

     Cogió la ostra con sus finos y largos dedos, la acercó a sus labios y sintió aquel manjar viscoso que era tan parecido a una vagina húmeda. La ropa interior negra de encaje se mojó por la sensación de placer que sintió al lamerla con la lengua y absorberla. Imaginó una locura, ella era la ostra y la chispa adecuada para el paladar de un …
JINETE
Katy Molina



“Los únicos inmortales de este mundo sin nombre son los latidos de nuestros corazones”.

       Alguna vez habéis tenido esa sensación de ahogo que no te deja respirar, que te falta el aire y todas tus ilusiones se desvanecen en un momento. Así me sentí el día que rompieron mi corazón en mil pedazos. Hace un año, era el hombre más feliz del mundo. Tenía una mujer preciosa e inteligente a mi lado. Nos amábamos y respetábamos o eso era lo que creía, pero la realidad era otra muy distinta. Fui un idiota, estuve ciego, pero eso es lo que los poetas dicen; cuando estás enamorado mueres de amor y no ves más allá que el sentir de tu corazón. Morí de amor literalmente aquella noche de lluvia y truenos. El tiempo fue un presagio que no supe leer. 

     Llegué de un viaje de trabajo, había estado varios días fuera y quise sorprenderla adelantando mi llegada. Estaba empapado por la lluvia, pero tenía una sonrisa de loco enamorado por ver la cara de felicidad de mi chica cuando vier…
La Monja Atómica Capitulo 5 Primera Temporada

El purgatorio de una mente enferma. 


   María Magdalena llevaba un año entero salvando a la humanidad de sus pecados a través del orgasmo. Había llegado el momento de contactar con su lado religioso para que su obra llegase a todos los confines de las partes íntimas de la tierra.

   Semana Santa, 2016 Linares, Jaén. La monja llegó al pueblo de Rafael, el cantante, el jueves Santo. La madrugada donde sacaban al Nazareno durante trece largas horas de peregrinación. Ese paso en concreto llevaba muchos costaleros, ya que el trono es muy pesado. María Magdalena tenía claro cuál sería su cometido en esa gran noche. Paró en Pepe Linares, un bar muy famoso de la ciudad a tomar unas tapas. Se tomó varias cañas sin descanso, una detrás de otra. Todavía quedaban unas horas para que la imagen saliera a la calle, exactamente a las tres de la madrugada.

   Llegó a la iglesia, estaba vacía. El trono descansaba en un rincón preparado para salir. Magdalena se…