Ir al contenido principal

María Magdalena

La Historia de la Loca Monja Atómica

Primera Parte
Capítulo Dos


Totana, Murcia.

María Magdalena había viajado hasta el pequeño pueblo de Totana a la caza de salvar alguna alma descarriada. Se hospedó en un piso compartido con dos emigrantes cubanos, un argentino y un colombiano. Le alquilaron una habitación a buen precio.

Llegó la hora del rezo, la monja se desnudó. Quiso compartir con aquellos diablos una misa consagrada. Cogió la bolsita de hostias sagradas y se metió cuatro por la vagina. Salió de la habitación con el rosario de madera metido por el culo. Avanzó por el pasillo hasta el salón, los chicos estaban reunidos viendo la tele. Cuando vieron aparecer a la monja de aquella guisa se sorprendieron gratamente, pues la hermana María Magdalena tenía un cuerpo de actriz porno.

Hijos míos, de rodillas y recibir el cuerpo de Cristo de mis entrañas.

Los chicos se miraron entre sí, se levantaron a la carrera casi peleándose por ser el primero en recibir lo que fuese del coño de la monja. Juntaron las manos para hacer el papel y abrieron la boca sacando la lengua. Magdalena, posó su sexo en la boca del colombiano, lo agarró del pelo con fuerza y apretó las paredes vaginales expulsando la primera hostia sagrada en la boca del muchacho. Éste se sorprendió al recibir aquella delicia de pan con sabor a sexo celestial. Uno por uno, fue repartiendo la bendición.

Para terminar beberéis de mi para arrepentiros de vuestros pecados, el orgasmo es la única salvación en la tierra.

Todos asintieron a la vez, aquello se ponía interesante. La monja colocó un vaso de cristal delante de cada uno. Les ordenó que se bajaran los pantalones. Lo hicieron, había de todo, con capuchón, cabezonas, torcidas, largas, gruesas, hasta peludas.

María agarró dos pollas y las frotó con fuerza, con la boca, masturbó a otro y el que quedó le dio por culo con el rosario dentro. La monja empezó a convulsionar de placer arrojando al suelo, de manera exagerada, sus fluidos que salían disparados por la vagina.

Saca la polla del agujero sagradoordenó.

Los chicos terminaron de masturbarse con la mano y derramaron su leche en el vaso que la monja les había dado. María Magdalena tenía los muslos chorreando de fluidos. Abrió los brazos en cruz y rezó.

<<Padre de nuestro sexo, excita nuestro ser para sentir el orgasmo más placentero aquí en la tierra. Que vengan nuestras manos a nuestro órgano sexual y lo toques con fervor. Que tu voluntad explote de gozo en nuestro vientre Jesús. Amén>>

Ahora hijos míos beber de vuestra semilla y quedaréis salvados.

Cogieron el vaso y bebieron el semen, el colombiano fue el único que vomitó. Fue lo más asqueroso que había hecho nunca.

Estúpido, ahora tendré que volver a empezar contigo.

María Magdalena le azotó la cara con fuerza. Cogió al muchacho del pelo y acercó su boca a su coño peludo.

¡Come pecador, come!, no pararás hasta que mi orgasmo entre en ti y limpie tu cuerpo.
La monja se corrió cantando un salve María.

¡Ohhhhhh salveeeeee Mariaaaaaa!

Ahora estaba limpio. Regresó al dormitorio con el rosario metido por el culo moviendo la cruz con el bamboleo de su trasero. Entró en su habitación y vio a Dios y a Lucifer desnudos tumbados en el suelo jugando una partida de ajedrez.

Siempre gana el bien al maldijo Lucifer.

Solo por hoy me dejaré ganar, pero a cambio me tendrás que dar un beso húmedo. Siempre fuiste mi preferido, mi lucero del alba.

La monja no quiso interrumpir, fue derecha al cuarto de baño para limpiar su cuerpo. Tenía una misión que cumplir en Totana, lo de los muchachos había sido un imprevisto. María Magdalena acarició su cuerpo con agua caliente, notó como alguien se metía con ella dentro de la ducha. Abrió los ojos y vio a Lucifer con aquel color carmesí tan característico. Le abrió las nalgas y le metió el puño para follarla. <<Mi puta religiosa preferida, te joderé el culo hasta que tengas la visión del alma que has de salvar>>

Los chicos escucharon gritos enloquecedores que provenían de la habitación de la monja. Asustados entraron para comprobar que todo estuviera bien, la luz del cuarto de baño estaba encendida y salía mucho vaho. Abrieron la puerta y vieron a la monja con un desodorante Rexona metido por el culo y gimiendo. Se fueron corriendo de la habitación, habían visto suficiente.

Joder Manuel, la próxima vez deja a la iglesia fuera de nuestras vidas. Está como una puta loca.

Sí, pero una loca que sabe follar y comer pollas.

María Magdalena se preparó para la caza. Se vistió con su hábito blanco, cogió la cruz de madera y un rosario hecho de cera. Miró hacia la cama donde Dios y Lucifer seguían comiéndose la boca, mientras se tocaban el pene.

Jefes he de irme, cumpliré con vuestro deseo de salvar al mundo. Sé dónde buscar, ella tiene los ojos azules como un siamés.

Ve en paz hija míadijo Diosno olvides comprar la vaselina que te pedí.

Así lo haré.

La monja salió a la calle, caminó en busca de aquellos ojos azules pero ni rastro en todo el pueblo, hasta que vio a una joven de pelo negro corto y ojos tan azules como las playas del Caribe. Salía de una librería con un libro en la mano, se fijo en el título “Liberación Tatuada”. Los ojos se le iluminaron, había leído aquella novela de la autora Bernice Xantheparis. Una escritora erótica que le fascinaba y la culpable de que tuviera que azotarse cada viernes por leer pecado prohibido.

Siguió aquella mujer por las calles de Totana, vio que se paró en un bar a desayunar. Entró y se sentó en una mesa contigua para observarla. Pidió un café. La joven de ojos azules se levantó para ir al baño, María aprovechó para seguirla hasta el lavabo. Estaba ocupado así que abrió el de minusválidos. La monja comprobó que nadie las veía y entró con ella de un empujón, la acorraló contra los fríos azulejos. Era una mujer menuda, delgada y frágil a comparación con el cuerpo de la monja, que era alta, tetorra, culona y con curvas torneadas.

Hermana que hace…la joven estaba asustada. La noche anterior había visto la película de “Expediente Warren II”, en la cual salía una monja que te ponía los pelos de punta. No pudo evitar pensar en ella.

He venido a salvarte de tus pecados, tu orgasmo liberará tu alma.

Qué está dicie…¡ahhh!

Magdalena metió su mano bajo la falda y le tocó el sexo por encima de las bragas. Ojitos azules se excitó, los pechos se le endurecieron haciendo que el primer botón de su blusa se desabrochara mostrando más escote. La monja besó sus pechos y siguió acariciando su sexo por encima de la braga hasta que éstas quedaron húmedas.

Sacó sus tetas y le chupó los pezones. La joven se dejó hacer, había perdido la razón bajo la caricia de la hermana perversa. Le quitó el vestido dejándola en bragas.

Primero rezaremos una oración de rodillas. Quítate las bragas y métetelas por el coño.
Las dos se pusieron de rodillas en el baño. La monja se desnudó, cogió el rosario y se lo metió en la vagina. Ojitos azueles obedeció y se metió las bragas en el sexo, juntó las manos y repitió lo que la monja iba diciendo.

“Te alabaré con mi cuerpo, y ante todos los dioses te cantaré salmos llenos de gemidos. De rodillas, y en dirección a tu santo templo del placer, alabaré tu nombre por tu misericordia y fidelidad en el sexo, por la grandeza de las pollas, coños o cosas, porque tu palabra está en mi orgasmo. Amén”

¿Cuál es tu nombre pecadora?

Yolanda.

La cogió de la mano y la colocó frente al espejo del baño. La monja se pegó a su espalda rozando sus grandes pechos en ella, agarró sus tetas y fue pellizcando sus pezones para darle placer. Yolanda seguía con las bragas metidas dentro del sexo, cada vez más se iban empapando. Utilizó la vaselina que había comprado para sus jefes y le untó el culo. Sacó el crucifijo tallado en forma de pene y se lo metió por el ano. Yolanda gimió de placer y locura. Nunca le habían follado por detrás.

La masturbó sin compasión, la joven movía la cabeza agitada, agarrándose fuerte al lavabo hasta que se vació por completo. La monja la cogió lacia entre sus brazos y la sentó en el lavabo. Le sacó las bragas mojadas llenas de fluidos. Se las metió en la boca y las chupó como si fueran la cabeza de una gamba, Magdalena estaba tan excitada que se corrió saboreando la prenda de Yolanda. El orgasmo hizo que se orinara en el suelo del baño.

Ahora beberás de mí para que tu cuerpo se purifique. Abre la boca.

La monja cogió sus pechos y apretó sus pezones, de ellos salieron dos chorros de leche materna. Como si estuviera ordeñando una vaca llenó la boca de Yolanda. Ésta trago golosa, con la mirada sucia. Acaba de convertir a una joven inocente en una mujer golfa.

Hija mía, ve en paz.




María Magdalena regresó al piso compartido. Los chicos seguían tirados en el sofá viendo la tele. La vieron pasar y la saludaron. Esta asintió y fue derecha al dormitorio. Al entrar, encontró a Dios atado a la cama y a Lucifer con un látigo de fuego en la mano. La monja sonrió perversa y le lanzó la vaselina, la fiesta acaba de empezar.

© Katy Infierno

Puedes seguir a la Monja Atómica en Facebook.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Acordes Literarios
Entrevista personalizada a Bernice Xanthe




Llegamos al final con una entrevista personalizada a Bernice Xanthe. Acomódate bien en el sillón y lee atentamente. Ahora conocerás mejor a la escritora y al personaje que hay detrás. Una escritora erótica sutil, romántica y perversa. Sabías que el erotismo estimula mucho la mente hasta el punto de humedecernos con una simple lectura, pues eso encontrarás en las palabras de la señorita Bernice. A parte de disfrutar de una buena novela e historia. Un todo en uno.
Empecemos, Bernice Xanthe te abre la puerta  de su vida y de la mazmorra...



*Bueno como has menciona en tu biografía, Bernice Xanthe nace de tu pasión por París y toda la magia que conlleva esta maravillosa ciudad pero mi pregunta es ¿por qué esconderse detrás de un seudónimo de nombre extranjero y no utilizar el nombre que te pusieron tus padres?
Sinceramente, el seudónimo fue porqué me gusta vestirme de la piel de Bernice, ella es yo, pero es la más atrevida, la más lib…
Acordes Literarios Conociendo al Escritor Geri Vizcaino Martínez

   Bienvenidos un día más al estudio de Acordes Literarios hoy tenemos como invitada a una señorita muy especial, ella es Geri Vizcaino Martínez más conocida como Ninfa de Ábadon. Una escritora con vitalidad sensual en cada palabra. Sus textos son como una melodía suave de una vieja radio que escuchas absorto dejándote llevar por las sensaciones. Así es Ninfa de Ábadon, dulzura, sensualidad, delicadeza y pasión en cada verso o relato que escribe.
   Conozcamos un poco más sobre Geri Vizcaino Martínez.
BIOGRAFIA
   Nieves Jeri Vizcaino, nació en Valencia el 5 de agosto de 1970.  Siempre le gusto leer mucho todo tipo de lecturas, lo que más le atraía de adolescente era la lectura de intriga y suspense. Más adelante se fue por la lectura romántica y de ahí a la erótica. En estas dos últimas es donde se siente más ella misma. Ella se define como una mujer multiusos, ya que ha trabajado y sigue trabajando en cualquier cosa, pues es…
La Monja Atómica Capitulo 5 Primera Temporada

El purgatorio de una mente enferma. 


   María Magdalena llevaba un año entero salvando a la humanidad de sus pecados a través del orgasmo. Había llegado el momento de contactar con su lado religioso para que su obra llegase a todos los confines de las partes íntimas de la tierra.

   Semana Santa, 2016 Linares, Jaén. La monja llegó al pueblo de Rafael, el cantante, el jueves Santo. La madrugada donde sacaban al Nazareno durante trece largas horas de peregrinación. Ese paso en concreto llevaba muchos costaleros, ya que el trono es muy pesado. María Magdalena tenía claro cuál sería su cometido en esa gran noche. Paró en Pepe Linares, un bar muy famoso de la ciudad a tomar unas tapas. Se tomó varias cañas sin descanso, una detrás de otra. Todavía quedaban unas horas para que la imagen saliera a la calle, exactamente a las tres de la madrugada.

   Llegó a la iglesia, estaba vacía. El trono descansaba en un rincón preparado para salir. Magdalena se…