Ir al contenido principal
María Magdalena

La Historia de la Loca Monja Atómica

Primera Parte

Capítulo Uno



<<Dios, perdona mi pecado. Lucifer, tu hijo, me habló ayer, quería que fuera la defensora del placer. Me dijo que a través de mi coño salvara vidas pecadoras. He sido convocada para salvar a tus hijos de la perversión>>

   María Magdalena rezó desnuda de rodillas con un rosario metido dentro del sexo. Había escuchado la llamada del demonio, su misión en la tierra era salvar a la humanidad de no disfrutar del placer. Viajó como misionera hasta la ciudad de Tetipac, Guerrero, México. El nombre de la ciudad significaba “sobre las piedras”. La monja llegó hasta un viejo Motel, allí recibiría la llamada del infierno. Esperaría paciente. Tocaba hora de rezo, encendió una vela, se desnudó y metió el rosario de madera en su coño. Era su manera de rezar.

<<Padre de mi sexo, excita mi ser para sentir el orgasmo más placentero aquí en la tierra. Que vengan mis manos a mi clítoris y lo toques con fervor. Que tu voluntad explote de gozo en mi vientre. Amén>>

   Magdalena cogió la vela y derramó cera en sus pezones. Le excitaba el dolor. La cera blanca se adhería a sus pechos quemando la piel, enrojeciéndola. La monja gritó de placer. Tocó su coño haciendo la cruz. Sus fluidos resbalaban por sus muslos hasta que alcanzó el pecado eterno. Entonces, en el silencio del dormitorio escuchó la voz de Lucifer en su cabeza. Se tumbó boca arriba y vio una masa de humo negro en el techo con ojos rojos. Sacó el rosario de su sexo y se lo metió en la boca para protegerse del demonio.

<<Magdalena, explora la ciudad de Tetipac, tienes que encontrar una polla joven, descarriada. Dale de comer tu coño, solo así sentirá la llamada de Dios y salvará su alma>>

   La monja escuchó atentamente. Fue hasta la maleta y sacó su hábito blanco, el que servía para purificar almas. Antes de marcharse, miró al lavabo y vio a Dios y al demonio fornicar delante del espejo. Era Dios quien daba por culo a Lucifer.

Tengan buena noche, amos.

   Magdalena dejó a sus divinidades gimiendo en la habitación. Tenía trabajo que hacer. Llegó hasta un barrio humilde, demasiadas almas descarriadas pero debía elegir. Vio una en concreto que llamó su atención, él era Tomás Martínez. Un joven trabajador que le acababa de dejar la novia y ahogaba sus penas en alcohol.

   La monja le cortó el paso con un crucifijo de madera en la mano. Tomás rió sin hacerle caso, no estaba para rollos de la iglesia. Magdalena, no solo tenía una cruz, era un arma de fuego. Quitó la parte de abajo del crucifijo, descubrió una pequeña pistola y la cabeza de Jesús servía gatillo. El joven se asustó mucho y cayó redondo al suelo.

   Demasiado alcohol en las venas, por un momento creyó que era producto de su imaginación. Magdalena le hizo un gesto de cabeza hasta un callejón oscuro, allí le hizo arrodillarse y cruzar las manos a la espalda. Las ató con fuerza, le quitó el pantalón dejándolo con la polla al aire. En ese momento, la tenía lacia. La monja se quitó el hábito mostrando su desnudez. Tomás abrió mucho los ojos por la sorpresa, la monja loca estaba tremenda. Vio como se metía un rosario de madera en el coño. Se lo acercó a la boca, con un movimiento de cadera le dio con la cruz en los labios, se balanceó.

Hijo mío, Lucifer me ha enviado para follarte y salvar tu alma. ¿Te arrepientes de tus pecados?

Sí, claro, por supuesto, soy el mayor hijo de puta pecador de la tierra.

Primero rezarás un Ave María, repite lo que yo te diga.

Sí, señora.

<<Dios te salve Tomás y te llene de perversión. El señor está contigo. Bendito tú eres entre todos los coños, y bendita sea tu polla, de tu bajo vientre, Jesús. Santa Magdalena, madre de orgasmos, ruega por Tomás, pecador, ahora y en la ahora de su placer. Amén>>

Amén a Tomás se le acaba de pasar toda la borrachera. Aquella monja estaba loca de cojones.

Magdalena se sacó el rosario del sexo y se lo colocó en el cuello.

Segundo, comerás la oscuridad para limpiar tus pecados.

   La monja le dio el culo. Tomó la posición de rezo, con el culo en pompa. A Tomás se le hizo la boca agua, tenía un ano sonrosado. Lamió con la lengua el culo de Magdalena. Su pene crecía por momentos.

Tercero, comerás la hostia sagrada de Dios.

   Se tumbó en el suelo con las piernas abiertas. A diferencia de otras mujeres, Magdalena no se depilaba, tenía sus vergüenzas con vello púbico, negro como el carbón. Tomás bajó su cabeza hasta su sexo y lamió aquel bosque de perversión. La monja estaba deliciosa, no lo podía negar.

Ahora sacaré tus pecados de tu cuerpo y limpiaré tu alma.

   Hizo al joven que se tumbara en el suelo. Tenía el pene erecto como un palo. La monja se sentó a horcajadas encima de él y se metió su polla. Empezó a moverse en círculos para disfrutar del placer. Quería dejarlo seco, exprimir hasta su última gota de semen.

   Cogió un ritmo rápido, resbalando por el falo de Tomás. El joven tenía los ojos vueltos, era un placer exquisito. La monja aceleró sus embestidas bamboleando el trasero.
Estaba a punto de dejarse llevar, Magdalena salió de su interior. Agarró el pene con la boca y terminó el trabajo con una felación. Debía tragarse sus pecados, su semen. Le dejó el miembro limpio y una sonrisa en la boca. Tomás había sido follado sobre la piedra, tal como decía el nombre de Tetipac.

   Lo desató y le dio su bendición. Acababa de salvar a un pecador de los infiernos. Satisfecha regresó al Motel. Al entrar, encontró a Dios y a Lucifer viendo una película porno. Magdalena subió a la cama en medio de sus amos y vio el documental sexual con ellos.

Katy Infierno
Todos los derechos reservados.

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Perla de mis Labios Perversos

     El dinero lo compra todo, absolutamente todo y Eva lo sabía. La ambición no tiene límites y menos los caprichos de una mujer con poder adquisitivo.

     Todo empezó en un restaurante de cinco tenedores comiendo ostras, era la primera vez que su paladar degustaba algo tan exquisito. El camarero llegó con el plato, lo dejó encima de la mesa e hipnotizó a Eva por completo, la comida la sedujo hasta el punto de estremecer su piel. La melodía de un piano de cola negro que ambientaba con sus notas el lugar, hizo que su mente fuera espuma de mar y sus pensamientos se desnudaron hasta convertirse en un verso erótico.

     Cogió la ostra con sus finos y largos dedos, la acercó a sus labios y sintió aquel manjar viscoso que era tan parecido a una vagina húmeda. La ropa interior negra de encaje se mojó por la sensación de placer que sintió al lamerla con la lengua y absorberla. Imaginó una locura, ella era la ostra y la chispa adecuada para el paladar de un …
JINETE
Katy Molina



“Los únicos inmortales de este mundo sin nombre son los latidos de nuestros corazones”.

       Alguna vez habéis tenido esa sensación de ahogo que no te deja respirar, que te falta el aire y todas tus ilusiones se desvanecen en un momento. Así me sentí el día que rompieron mi corazón en mil pedazos. Hace un año, era el hombre más feliz del mundo. Tenía una mujer preciosa e inteligente a mi lado. Nos amábamos y respetábamos o eso era lo que creía, pero la realidad era otra muy distinta. Fui un idiota, estuve ciego, pero eso es lo que los poetas dicen; cuando estás enamorado mueres de amor y no ves más allá que el sentir de tu corazón. Morí de amor literalmente aquella noche de lluvia y truenos. El tiempo fue un presagio que no supe leer. 

     Llegué de un viaje de trabajo, había estado varios días fuera y quise sorprenderla adelantando mi llegada. Estaba empapado por la lluvia, pero tenía una sonrisa de loco enamorado por ver la cara de felicidad de mi chica cuando vier…
La Monja Atómica Capitulo 5 Primera Temporada

El purgatorio de una mente enferma. 


   María Magdalena llevaba un año entero salvando a la humanidad de sus pecados a través del orgasmo. Había llegado el momento de contactar con su lado religioso para que su obra llegase a todos los confines de las partes íntimas de la tierra.

   Semana Santa, 2016 Linares, Jaén. La monja llegó al pueblo de Rafael, el cantante, el jueves Santo. La madrugada donde sacaban al Nazareno durante trece largas horas de peregrinación. Ese paso en concreto llevaba muchos costaleros, ya que el trono es muy pesado. María Magdalena tenía claro cuál sería su cometido en esa gran noche. Paró en Pepe Linares, un bar muy famoso de la ciudad a tomar unas tapas. Se tomó varias cañas sin descanso, una detrás de otra. Todavía quedaban unas horas para que la imagen saliera a la calle, exactamente a las tres de la madrugada.

   Llegó a la iglesia, estaba vacía. El trono descansaba en un rincón preparado para salir. Magdalena se…