Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de febrero, 2017
The Mother Road La Carretera Madre

Born To Be Wild de Steppenwolf sonaba en el ipod de Ana Conejo. Conducía una Harley Davison en plena ruta 66, quemando rueda en el asfalto infernal. Una tipa dura y curtida, su lema en la vida era “No me jodas, y no llamaré al Joker”. Tenía una explicación, Ana no sonreía, era conocida por la Mona Lisa Canadiense, origen de nacimiento. Los únicos que le habían visto sonreír eran sus enemigos e íntimos.
Ana Conejo era una madre soltera con dos hijos de seis y diez años, un niño de cada padre. Una mujer maltratada por la vida, con cero oportunidades para ser una persona de provecho. Al menos no había acabado en la cárcel como su familia. Ella era más lista, atrapar a una liebre no era fácil.
Aquel fin de semana decidió cruzar la ruta 66, tenía que reunirse con Pirata Loco, un tipo que traficaba con polvo blanco. Ana llevaba un cargamento dentro de su ano en forma de pelotas de golf. Necesitaba el dinero para mantener a sus criaturas.
El sol caía en el hori…
EL POLVO MÁS CARO


Me encontraba en Sevilla, había ido a ver a la pareja de morbosos de Dolores Guadalupe y José Luís. Les había propuesto hacer unas fotos un poco comprometidas para un libro ilustrado, “El Asesino del Kinbaku”. Necesitaba a alguien para hacer buenos nudos de bondage y que mejor que el maestro Jaime Gil. Ató a Dolores con las cuerdas y quedaron unas fotos fabulosas. Como agradecimiento, les pagué en carnes, pero no las mías. A la pareja le regalé un pase para una fiesta privada de sexo (orgías) y a Jaime le di una invitación a una fiesta privada de bdsm en Barcelona. Tengo muchos contactos, a cual más depravado.
Al día siguiente, salía mi vuelo a Madrid. Pasé por Dulce y Salado a tomar un café. Yasnaia, era la dueña de tan singular lugar, una mezcla de café y literatura. Eso pensé, pero al ir al cuarto de baño me equivoqué de puerta y abrí la que no era. Me quedé a cuadros, tenía una mazmorra como en la película Cincuenta Sombras de Grey. Los ojos se me salieron de las ó…
TAZAS PERSONALIZADAS

Haz tu pedido ya, elige taza, logo y ponemos tu nombre o el de la persona que quieras. (Taza 6€+gastos de envío)
Si quieres un diseño propio se cobra 7€ a parte de la taza. Personaliza tu taza.
Web en Facebook https://www.facebook.com/Comadreup-381951102161593/
Haz tu pedido por correo electrónico, nos pondremos en contacto contigo para estimar detalles. Comadreup@hotmail.com
Diseños de Tienda











SALLY Dama de la Muerte


EL RENACER DE SALLY 
“La muerte es un sendero más que todos recorreremos entre notas fúnebres y flores del alma” ​
“La vida es un tango triste, al final de nuestros días acabaremos bajo tierra, sin vida ni luz. Todo será oscuridad y ya no habrá más sonrisas, no quedará aliento para gritar. Veremos como el manto de la tierra cubre nuestros cuerpos en un adiós” ​
Sally se encontraba en un hoyo con apenas un hilo de vida, lo único que le quedaba eran lágrimas que derramar. Su vida llegaba a su fin de la peor tragedia escrita. 
Los Diablos, un grupo de moteros sin escrúpulos, visitaron su hogar a medianoche. Pagaron con sus vidas, una antigua reyerta contra Jack, el padre de Sally. Mataron a toda su familia, padre, madre y hermano. Su existencia en la tierra llegó a su fin y la vida se escapó de su cuerpo. Todo se volvió oscuridad y cuando creyó que ya no habría nada más, vio un destello azul. 
A la luz de la luna, el alma de Sally estaba junto a su tumba. Comprendi…
LA LEYENDA DEL EXTRA RADIO

Extra Radio City.
Canuto, Kurto y Katulo, paseaban a las tres de la madrugada por la solitaria ciudad de Extra Radio. El viento enfrió sus cuerpos llenos de alcohol, se resguardaron en un callejón sin salida. Detrás de unos contenedores de basura había un viejo colchón, se sentaron y sacaron una bolsita de cocaína. Kurto se hizo un peta y lo mojaron en polvo blanco para convertirlo en un chino. Tras unos minutos de caladas interminables, comenzaron alucinar entre ellos, las risas inundaron el callejón hasta que Katulo recordó algo, su difunta abuela le había contado, muchos inviernos junto al fuego, la leyenda del Extra Radio. A veces, las drogas, te trasportan a lugares místicos de la mente dormida.
―¿Habéis oído hablar de la leyenda del Extra Radio?, mi abuela nos la contaba mucho.
―Tío déjate de mierdas―dijo Canuto sacándose el pene para orinar.
―Deja que la cuente―habló Kurto―dime que hay sexo en la historia.
―Mi abuela decía que Marieta era una joven de una c…