Ir al contenido principal


LA ESCRITORA QUE MASTURBÓ LA MENTE DEL AMO



Antonio está acostumbrado a ser el puto amo en el role, el manda, la sumisa obedece.

¿Qué pasa si se encuentra con una mente prodigiosa?

María es escritora erótica y su imaginación no tiene límite. Es capaz de humedecerte y hacerte olvidar tu rutina sexual.

¿Juegas?, pues atento a las instrucciones, sigue los puntos como te vaya narrando. Y sobre todo, cierra los ojos, agarra el pene o coloca la mano en el clítoris e imagínatelo.

Elige según tu sexo a Maria o Antonio.

Desnudos en un pequeño cuarto de baño.

MARÍA
«Apoya las manos sobre el lavabo y separas las piernas. Voy a ocuparme de tu ano para darte placer. Escupo, te lubrico con la saliva y juego con la lengua haciendo círculos. Tensas los brazos, te gusta, mucho. Te voy hacer sentir los puntos más satisfactorios. Primero, como no hay juguetes, cojo un cepillo de dientes. Meto el mango en mi sexo y lo lubrico de flujo. Te lo meto poco a poco hasta que dices basta. Sientes las presión, el gustillo mezclado con un poco de dolor. Ahora me ocupo de tu polla. Te chupo el tronco, desde los testículos hasta la cabeza del capullo. Con la mano te acaricio el perineo con suavidad.
Los tres puntos, ano, unión y boca. Juego con la ternilla del glande provocándote cosquilleo en el estómago. Estás duro, cachondo y sientes la necesidad de follar. Mi boca baja y sube, masturbándote con la boca, sientes mis labios en tu carne.
Me levanto, apoyo las manos en el lavabo y te enseño el culo en pompa. Ves la rajita, hinchada y perlada de flujo. ¿Sigo?

ANTONIO
Marías, estáis tan mojadas que el olor a coño perfuma el pequeño lavabo. Estás deseando que meta mi rabo entre tus piernas. Mueves el culo travieso, agarro mi polla y te doy unos azotitos en las nalgas. Después, acerco la cabeza del pene a tu rajita rasurada y empapada. Meto, saco, despacio disfrutando del placer. ¿Lo sientes?, sigue acariciándote el clítoris. Las ganas de follarte me invaden y te embisto fuerte, hasta el fondo. Me agarro a la cintura y te empotro. El olor a sexo es embriagador y los gemidos excitantes. Miro en el espejo, tu cara de puta me pone cachondo, eres mía y...

MARÍA
¡Espera!, te olvidas de algo, yo soy la escritora y en mis letras estás atrapado, tu eres mío.
Estás muy agitado sexualmente, tanto que al ver mis mejillas arreboladas y mi cara de perra, tu pene aumenta estimulándote más. No paras de mover las caderas, buscando ese orgasmo que tanto te gusta. Necesitas sacar esa parte primitiva casi animal. No puedes más, así que enredas mi melena en tu brazo y cabalgas con más ímpetu. No es suficiente, por eso me castigas, por hacerte sentir a merced de mis palabras, te domino, así que azotas mis nalgas queriendo dejar tu marca.
Entonces, sientes como mi coño oprime tu polla, me estoy corriendo entre espasmo de placer. Ahora te toca a ti.

ANTONIO
Me envuelves y me ordeñas por completo, siento como tu sexo aprieta aprovechando los resquicios del orgasmo. Te embisto, una, dos, tres y... ahhhh... Me vacío en tu interior, tranquilidad es una fantasía, así que pasamos de condones. Saco mi pene y todavía erecto lo apoyo en tu culo. El semen sale de tu rajita bañando tus muslos. Te gusta, por eso te meto dos dedos, te los llevo a la boca y chupas, después a la mía y viceversa. Te giro, te miro y ...

MARÍA
EHHH!!! Es mi relato, y mi sello, nada de besos. ¿Cómo acaba?, giro al Amo, lo empotro contra la puerta y le saco de un tirón el.cepillo de dientes del culo. Le doy la vuelta y se lo paso por la nariz.

La escritora se folló la mente del Amo, que controversia ¿No?

Y tú, María y Antonio, ¿Te has corrido?

Katy Molina (locuras nocturnas)

Comentarios

Entradas populares de este blog

La Perla de mis Labios Perversos

     El dinero lo compra todo, absolutamente todo y Eva lo sabía. La ambición no tiene límites y menos los caprichos de una mujer con poder adquisitivo.

     Todo empezó en un restaurante de cinco tenedores comiendo ostras, era la primera vez que su paladar degustaba algo tan exquisito. El camarero llegó con el plato, lo dejó encima de la mesa e hipnotizó a Eva por completo, la comida la sedujo hasta el punto de estremecer su piel. La melodía de un piano de cola negro que ambientaba con sus notas el lugar, hizo que su mente fuera espuma de mar y sus pensamientos se desnudaron hasta convertirse en un verso erótico.

     Cogió la ostra con sus finos y largos dedos, la acercó a sus labios y sintió aquel manjar viscoso que era tan parecido a una vagina húmeda. La ropa interior negra de encaje se mojó por la sensación de placer que sintió al lamerla con la lengua y absorberla. Imaginó una locura, ella era la ostra y la chispa adecuada para el paladar de un …
JINETE
Katy Molina



“Los únicos inmortales de este mundo sin nombre son los latidos de nuestros corazones”.

       Alguna vez habéis tenido esa sensación de ahogo que no te deja respirar, que te falta el aire y todas tus ilusiones se desvanecen en un momento. Así me sentí el día que rompieron mi corazón en mil pedazos. Hace un año, era el hombre más feliz del mundo. Tenía una mujer preciosa e inteligente a mi lado. Nos amábamos y respetábamos o eso era lo que creía, pero la realidad era otra muy distinta. Fui un idiota, estuve ciego, pero eso es lo que los poetas dicen; cuando estás enamorado mueres de amor y no ves más allá que el sentir de tu corazón. Morí de amor literalmente aquella noche de lluvia y truenos. El tiempo fue un presagio que no supe leer. 

     Llegué de un viaje de trabajo, había estado varios días fuera y quise sorprenderla adelantando mi llegada. Estaba empapado por la lluvia, pero tenía una sonrisa de loco enamorado por ver la cara de felicidad de mi chica cuando vier…
La Monja Atómica Capitulo 5 Primera Temporada

El purgatorio de una mente enferma. 


   María Magdalena llevaba un año entero salvando a la humanidad de sus pecados a través del orgasmo. Había llegado el momento de contactar con su lado religioso para que su obra llegase a todos los confines de las partes íntimas de la tierra.

   Semana Santa, 2016 Linares, Jaén. La monja llegó al pueblo de Rafael, el cantante, el jueves Santo. La madrugada donde sacaban al Nazareno durante trece largas horas de peregrinación. Ese paso en concreto llevaba muchos costaleros, ya que el trono es muy pesado. María Magdalena tenía claro cuál sería su cometido en esa gran noche. Paró en Pepe Linares, un bar muy famoso de la ciudad a tomar unas tapas. Se tomó varias cañas sin descanso, una detrás de otra. Todavía quedaban unas horas para que la imagen saliera a la calle, exactamente a las tres de la madrugada.

   Llegó a la iglesia, estaba vacía. El trono descansaba en un rincón preparado para salir. Magdalena se…