Ir al contenido principal
Te llamaré Rizos


Ahogando las penas en un sucio tugurio de Gijón, Sandra Torre recordaba cada instante de aquel adiós amargo. Lo había intentado, resurgir como un ave fénix, eso era lo que la sociedad esperaba. Rehabilitarse, esa era la palabra pero qué hacer cuando la vida te pone piedras en el camino.

Dio un trago a su whisky barato y terminó el cigarrillo apurando la calada hasta el filtro. Tenía el rímel corrido, solo los rizos daban vida aquel rostro lleno de rabia. Todavía no entendía la escena que habían visto sus ojos, su marido, aquel que debía estar a su lado se había follado a su prima. Odiaba aquella mosquita muerta y todavía más aquel que le había jurado amor eterno.
Sandra solo quiso darle una sorpresa a Lucas, salió un día antes de la cárcel de mujeres. Se guardó ese dato para sorprenderlo, por fin iban a estar juntos después de dos años encerrada entre rejas.

¡Tabernero!, nunca deje mi copa vacía.

Ha bebido bastante, ¿no cree? Será mejor que le pida un taxi.

Es mejor no provocar a la rizos susurró mirando el reflejo de su persona en el espejo de la barra.

Como si fuera una atleta de las olimpiadas pegó un salto al otro lado de la barra. Cogió la botella de Jack Daniels y se la estrelló al hombre en la cabeza, lo dejó inconsciente en el suelo. Se acercó a su oído y le susurró, <<no quería, tú me has provocado>> Sandra salió corriendo del tugurio.

Dos días después…

Caminaba sin rumbo, con las medias destrozadas, no tenía a donde ir. La casa, era de su marido, la había echado como a un perro callejero. Se habían dicho palabras duras y la única que había salido perdiendo había sido Sandra. Se sentó en un banco, destrozada, rememorando toda la escena.

<<Sandra llegó a la casa. Solo tenía ganas de ver y besar a su marido, dos años en la cárcel habían sido duros pero las visitas que Lucas le hacía a menudo, en los vis a vis, había hecho que no perdiera la ilusión de seguir hacia adelante. Cogió la llave que guardaban debajo del macetero, entró y se encontró la casa vacía, en silencio. Dejó el equipaje en la entrada y subió al piso de arriba para darle una sorpresa. Nada más poner un pie, oyó gemidos. El corazón le dio un vuelco, presintiendo lo peor. Caminó despacio y abrió la puerta de la habitación. Encontró a su marido y a su prima, desnudos follando en la cama. Ella estaba a cuatro patas y él la embestía por detrás, azotándole el culo. Se lo estaban pasando bien. Sandra gritó como una histérica y estos se sobresaltaron. Marido y mujer se miraron. Lucas gruñó enfadado, sacó la polla del coño de su amante y fue con el miembro perlado en fluidos hacia Sandra.
La cogió de los rizos y la sacó de la habitación, la llevó tirándole del pelo hasta la planta baja. Ella intentó zafarse pero Lucas la tenía bien sujeta. La insultó por no haberle avisado.

Eres una puta, una mierda, no tienes derecho a reclamar nada, el día que te encerraron entre rejas dejaste de ser una persona respetable. Me follo lo que me da la gana y tú callarás.

¡Hijo de puta!

Lucas la abofeteó. La cogió de la cabeza y le restregó la polla en la cara. Sandra lloró, aquel cabrón no era el hombre que dejó hace dos años. Era un ser despreciable, un manipulador y maltratador.

Lo único que vas a tener de mi va a ser mi olor a polla follada. Lárgate de mi casa, no tienes nada.

Sandra salió humillada de la casa. Gritó de la rabia y de la impotencia. Se había tragado dos años de cárcel por su culpa. Ahora lo veía claro y pagaría esa condena, la había utilizado a su antojo y no había sido consciente>>

Recordó cada palabra de aquel hijo de puta, lo único que deseaba era desahogarse.

De pronto, un coche paró delante de ella. Un hombre, maduro, le enseñó un billete de cien euros. Sandra entendió que le estaba ofreciendo sexo ya que por las pintas de puta arrepentida que llevaba, pensaría que era una señorita de compañía. No se lo pensó, necesitaba gozar y gritar de placer. Subió al coche y la llevó a una casa apartada de la ciudad, era un palacete. El tipo tenía pelas.

En silencio, entraron al interior de la casa. Preparó dos copas de whisky y le ofreció una a Sandra. Se sentaron uno enfrente del otro, el tío dio un trago sin quitarle los ojos de encima. Ella se sentía un poco fuera de lugar, creyó que la llevaría a un descampado para follar. Vio que sacaba de su cacheta una pistola y la dejaba encima de la mesa.

Me recuerdas a una mujer que perdí hace mucho, dicen que cuando sientes mucho dolor la vida te premia con la esencia que perdiste la miró con ternura ¿te sientes incómoda con la pistola?

No, no soy una santa, maté a un hombre inocente no sabía muy bien porque se lo había dicho aquel que pensé que era mi ángel salvador, me drogó, a su propia mujer y me dejó conducir. Dejé a tres niños huérfanos de padre y a una buena mujer sin marido.

Entiendo, la vida puede ser una hija de puta muy grande sacó una cajetilla de tabaco y se encendió un cigarro. Le ofreció uno a Sandra y cogió uno No soy un santo, trabajo para los poderosos y mato.

Un sicario afirmó Sandra ¿qué le pasó a tu chica?

Se la llevó el cáncer, contra ese mal no pude protegerla. Hace ya cinco años, hasta esta noche, la he visto en ti, tus gestos, tus rizos… no eres ella, lo sé, pero me has hecho sentir, cuando creí que mi corazón no volvería a latir.

Sandra apagó el cigarrillo y se levantó del sofá. Bajo su atenta mirada, se despojó de sus ropas, quedó desnuda, con el sexo pelirrojo, rizado y bien recortado, el pecho despuntado ligeramente hacia arriba y una mirada vidriosa, llena de deseo, anhelando ser amada.

No me has dicho tu nombre… exclamó Sandra en la penumbra del gran salón.

Tú tampoco, pero no lo necesito, serás mi Rizos.

Sandra sonrió, le gustó la idea de pertenecer a alguien, aunque fuera por un instante. Se arrodilló entre las piernas del sicario, sacó la lengua y mirándole a los ojos, la pasó por la bragueta, comprobando el grueso y largura de su miembro. Aquel gesto lo calentó. Le bajó la cremallera, sacó su pene, olía a hombre peligroso. Besó los testículos, chupando cada huevo, pasando la lengua desde su nacimiento hasta el glande. Después, se lo metió entero, degustó su sabor y gimió con su carne dentro de su boca. El sexo se le humedeció, mojando los rizos de entre sus piernas.

Cuando lo tuvo duro, se subió a horcajadas. Él condujo el pene a su ano, poco a poco lo introdujo. Sentir la estrechez lo volvió loco. Sandra jadeó al sentirse invadida. El sicario posó las manos en cada cachete para abrir más su trasero y fue ayudándola a subir y a bajar. Los pezones rozaban la boca del asesino, éste gustoso, los lamió. Follaron, mezclaron sus sabores, olores, pasiones y fluidos.

Te llamaré… Espartaco… eres fuerza, dominación y macho…
Este le introdujo dos dedos en el coño, para excitarla más y con el pulgar le frotó el clítoris. Sandra contraía las paredes vaginales sintiendo florecer el orgasmo. Gritó en la boca de Espartaco, mezclando su lengua con la de él, hasta que alcanzó el clímax y su mundo se hizo placentero.

La sintió temblar y de las mismas contracciones apretó más el ano, el resultado fue una corrida como hacía mucho que no tenía, se vació dentro de su trasero llenándola de su esencia. El semen se escurría por el tronco de su pene, mostrando la prueba de aquel acto sexual lleno de lujuria.

Tres meses después…

Espartaco y Rizos, iniciaron una relación con todas las consecuencias. Ella lo amaba, nunca había sido tan feliz, aún sabiendo que era un hijo del infierno, un pecador.
Pararon a repostar en una gasolinera a las afueras de Gijón, iban hacer un viaje por toda Europa. Sandra vio por el retrovisor una cara conocida, era su marido con la puta de su prima. La ira apareció invadiendo sus pensamientos y supo que había llegado la hora de devolverle el favor.

Espartaco subió al coche y vio a su chica caminar con paso decidido hacia un vehículo con dos pasajeros dentro. Sandra se encendió un cigarrillo, cogió la manguera de la gasolina y le llenó el depósito. Lucas, se dio cuenta que la dependienta estaba fumando y bajó la ventanilla.

¡Oiga!, está loca, puede provocar una tragedia.

Hola, cariño…

Una sonrisa siniestra se dibujo en el rostro de Sandra. Sin pensarlo dos veces lanzó el cigarrillo encendido dentro del depósito del coche y salió corriendo antes de que explotara. Lucas y su amante intentaron salir del vehículo pero no les dio tiempo. El coche estalló en llamas llevándose la vida de aquellos que le habían hecho daño en el pasado.

El único que se salvó fue el dependiente, en ese momento no habían más coches en la gasolinera, solo estaban ellos y su marido. Sandra había provocado el infierno. Subió al coche y Espartaco salió pitando de allí, quemando rueda para que no le alcanzara las llamas.

Rizos… intentó entender a qué había venido aquel acto macabro.

Era mi marido y su puta fue lo único que le contestó, él sabía toda su historia.

¡Jajajaja!, esa es mi chica.



Comentarios

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

La Perla de mis Labios Perversos

     El dinero lo compra todo, absolutamente todo y Eva lo sabía. La ambición no tiene límites y menos los caprichos de una mujer con poder adquisitivo.

     Todo empezó en un restaurante de cinco tenedores comiendo ostras, era la primera vez que su paladar degustaba algo tan exquisito. El camarero llegó con el plato, lo dejó encima de la mesa e hipnotizó a Eva por completo, la comida la sedujo hasta el punto de estremecer su piel. La melodía de un piano de cola negro que ambientaba con sus notas el lugar, hizo que su mente fuera espuma de mar y sus pensamientos se desnudaron hasta convertirse en un verso erótico.

     Cogió la ostra con sus finos y largos dedos, la acercó a sus labios y sintió aquel manjar viscoso que era tan parecido a una vagina húmeda. La ropa interior negra de encaje se mojó por la sensación de placer que sintió al lamerla con la lengua y absorberla. Imaginó una locura, ella era la ostra y la chispa adecuada para el paladar de un …
JINETE
Katy Molina



“Los únicos inmortales de este mundo sin nombre son los latidos de nuestros corazones”.

       Alguna vez habéis tenido esa sensación de ahogo que no te deja respirar, que te falta el aire y todas tus ilusiones se desvanecen en un momento. Así me sentí el día que rompieron mi corazón en mil pedazos. Hace un año, era el hombre más feliz del mundo. Tenía una mujer preciosa e inteligente a mi lado. Nos amábamos y respetábamos o eso era lo que creía, pero la realidad era otra muy distinta. Fui un idiota, estuve ciego, pero eso es lo que los poetas dicen; cuando estás enamorado mueres de amor y no ves más allá que el sentir de tu corazón. Morí de amor literalmente aquella noche de lluvia y truenos. El tiempo fue un presagio que no supe leer. 

     Llegué de un viaje de trabajo, había estado varios días fuera y quise sorprenderla adelantando mi llegada. Estaba empapado por la lluvia, pero tenía una sonrisa de loco enamorado por ver la cara de felicidad de mi chica cuando vier…
La Monja Atómica Capitulo 5 Primera Temporada

El purgatorio de una mente enferma. 


   María Magdalena llevaba un año entero salvando a la humanidad de sus pecados a través del orgasmo. Había llegado el momento de contactar con su lado religioso para que su obra llegase a todos los confines de las partes íntimas de la tierra.

   Semana Santa, 2016 Linares, Jaén. La monja llegó al pueblo de Rafael, el cantante, el jueves Santo. La madrugada donde sacaban al Nazareno durante trece largas horas de peregrinación. Ese paso en concreto llevaba muchos costaleros, ya que el trono es muy pesado. María Magdalena tenía claro cuál sería su cometido en esa gran noche. Paró en Pepe Linares, un bar muy famoso de la ciudad a tomar unas tapas. Se tomó varias cañas sin descanso, una detrás de otra. Todavía quedaban unas horas para que la imagen saliera a la calle, exactamente a las tres de la madrugada.

   Llegó a la iglesia, estaba vacía. El trono descansaba en un rincón preparado para salir. Magdalena se…